Sobre el concepto de resistencia civil en política.

La resistencia civil es una forma de acción política consistente en la ejecución de estrategias que no conllevan violencia contra el adversario con el que se sostiene un conflicto, sino que se orientan a seducir a la opinión pública amplia para que voluntariamente decida no seguir depositando su obediencia y cooperación respecto del poder controlado por dicho adversario. Además de haber sido puesta en práctica por movimientos sociales y de liberación nacional a lo largo de los últimos dos siglos, una de sus aplicaciones concretas es pasar a constituirse en componente central de una política de defensa. En este caso, la resistencia civil hará referencia a la negativa de los ciudadanos a obedecer o cooperar con las fuerzas de invasión, ocupación, usurpación interna, golpismo de Estado o similares.

Extracto del documento

En el caso de la ocupación, por el contrario, no se trata ya de un
choque directo con las fuerzas militares del adversario, sino de evitar que
éste alcance su propósito de extender en el tiempo su control sobre un
territorio determinado o, por lo menos, de dificultárselo y hacérselo más
costoso para desmoralizarlo y forzarlo a una retirada. En este evento, la
DMRC puede convertirse en un instrumento poderoso, con una baraja
amplia de “armas” no violentas.