Siembra mecánica.

Introducción La utilización de sembradoras se remonta a la mitad del siglo pasado. Aunque en sus inicios la siembra mecánica era una de las pocas labores culturales, a la cual la mecanización no aportaba sino muy poca ganancia de tiempo. Sin embargo tuvo un rápido desarrollo debido principalmente a: • Repartición regular de granos a una profundidad constante, pero ajustable, • Distribución de las semillas en líneas regulares lo que permite el paso posterior de maquinarla para el mantenimiento del cultivo. • Reducción notable de la cantidad de semilla necesaria (del orden del 50% de economía) lo que es muy importante con la aparición de las semillas seleccionadas que son relativamente costosas. La operación de siembra puede incluir la colocación de semillas o tubérculos (ejemplo papá) en el suelo a una profundidad predeterminada, esparciendo o dejando caer las semillas al azar en la superficie del campo, o por el contrario colocando las semilla, en suelo a distancias uniformes. Las máquinas que colocan las semillas en el suelo y las cubren en la misma operación crean surcos definidos. Si los surcos están suficientemente separados para permitir posteriormente operaciones de maquinaria entre ellas (por ejemplo cultivar), se dice que es un cultivo en hileras, de lo contrario se considera que es una siembra densa. Así, la siembra en surcos separados de 12 a 35 cm (ejemplo trigo, cebada, arroz, pastos) se considera como densa, mientras que el maíz en separaciones entre surcos de más de 50 cm crece como un cultivo en hileras. Tipos de sembradoras. Con el equipo apropiado, las semillas pueden distribuirse en el campo de acuerdo a alguno de los siguientes patrones: • Al Voleo. Esparcimiento al azar de las semillas en la superficie del terreno, ejemplo arroz. • Siembra a Chorrillo. La sembradora deja caer un chorro de semillas al azar y las cubre para formar hileras definidas, muy próximas las unas a las otras (12-36 cm). Ejemplo: trigo, cebada, avena, pastos. • S

Autor: christian rivero Paginas: 36

Extracto

CAPITULO 6
Siembra mecánica
Introducción
La utilización de sembradoras se remonta a la mitad del siglo pasado. Aunque en sus inicios la siembra mecánica era una de las pocas labores culturales, a la cual la mecanización no aportaba sino muy poca ganancia de tiempo. Sin embargo tuvo un rápido desarrollo debido principalmente a:
Repartición regular de granos a una profundidad constante, pero ajustable,
Distribución de las semillas en líneas regulares lo que permite el paso posterior de maquinarla para el mantenimiento del cultivo.
Reducción notable de la cantidad de semilla necesaria (del orden del 50% de economía) lo que es muy importante con la aparición de las semillas seleccionadas que son relativamente costosas.
La operación de siembra puede incluir la colocación de semillas o tubérculos (ejemplo papá) en el suelo a una profundidad predeterminada, esparciendo o dejando caer las semillas al azar en la superficie del campo, o por el contrario colocando las semilla, en suelo a distancias uniformes. Las máquinas que colocan las semillas en el suelo y las cubren en la misma operación crean surcos definidos. Si los surcos están suficientemente separados para permitir posteriormente operaciones de maquinaria entre ellas (por ejemplo cultivar), se dice que es un cultivo en hileras, de lo contrario se considera que es una siembra densa. Así, la siembra en surcos separados de 12 a 35 cm (ejemplo trigo, cebada, arroz, pastos) se considera como densa, mientras

Ver documento completo