Resumen del libro de C.S. Lewis " Cartas del diablo a su sobrino".

Resumen del libro "Cartas del diablo a su sobrino" de C. S. Lewis

Extracto del documento

RECENSIÓN DEL LIBRO DE LEWIS, CLIVE STAPLES; CARTAS DEL DIABLO A SU SOBRINO. MADRID, EDICIONES RIALP S.A., 2003 (10ª EDICIÓN). ISBN: 84-321-2985-2 .

Ignacio Granado Fernández de la Pradilla
2º Derecho y L.A.D.E.


I. EL AUTOR Y SU OBRA.-

Cartas del diablo a su sobrino de C. S. Lewis es una pequeña obra que trata sobre la naturaleza humana en su relación con el bien y el mal. Su objetivo, como reconoce el propio autor en el Prefacio, es “iluminar, desde un ángulo nuevo, la vida de los hombres”. Es decir, ofrecer una reflexión de carácter antropológico sobre la cuestión de la esencia del hombre y su apertura a la trascendencia.

Para poder captar el mensaje del libro, es necesario conocer la figura de su autor, Clive Staples Lewis. Nació en Belfast en 1898 y fue educado en el protestantismo, aunque pronto abrazó el ateismo. Sin embargo, una vez concluida su formación y mientras ejercía de profesor de Literatura medieval en las Universidades de Cambridge y Oxford, sufrió una transformación que le llevó a convertirse al cristianismo anglicano en 1929, en gran medida influido por sus discusiones con su amigo y colega J.R.R. Tolkien, autor de El señor de los anillos y a quien está dedicada esta obra. Este hecho marcó su vida de manera que, desde entonces, toda su producción literaria la podemos dividir en dos partes: por un lado, sus estudios literarios (Alegoría del amor); y, por otra, sus obras de análisis de los problemas morales y religiosos, bien de forma apologética (El mero Cristianismo, Más allá de la personalidad), bien de forma fantástica (Las Crónicas de Narnia, La Trilogía de Ransom)

La obra que vamos a analizar pertenece a este segundo grupo. Fue escrita durante la Segunda Guerra Mundial como una serie de 31 “cartas” que se publicaban periódicamente en el diario Manchester Guardian. Posteriormente, fueron recogidas y publicadas en un libro titulado The Screwtape Letters, que pronto se convirtió en una de sus obras más famosas.

II. CONTENIDO.-

Las Cartas narran la evolución espiritual de un joven inglés durante la Segunda Guerra Mundial, pero desde el punto de vista de los diablos encargados de tentarle. Cada carta es una serie de consejos que un diablo ya viejo y experimentado, Escrutopo, envía a su inexperto sobrino, Orugario, que es el encargado de tentar al protagonista. Todas las cartas tienen una estructura similar: comienza Escrutopo resumiendo los últimos hechos y se detiene en el que considera más importante; lo analiza desde la óptica del Infierno y extrae los consejos prácticos que dirige a su sobrino.

La obra comienza cuando el protagonista es un joven ateo con inquietudes existenciales. Va narrando su proceso de conversión al cristianismo (Cap.II), que comienza con un gran entusiasmo, pero pronto decae por la influencia de amigos materialistas y superficiales
(...)
Este concepto del Amor no puede ser entendido por los demonios que, siendo espíritus rebeldes, no aceptan la creación, por amor, de seres humanos y consideran especialmente lamentable la Encarnación de Dios (acto supremo de amor por los hombres). De hecho, Escrutopo explica que la imposibilidad de aceptar este planteamiento fue el causante de la separación radical
(...)
Como libro cristiano, debemos destacar la intención del autor de mostrar las bases del cristianismo, de manera que puede ser leído igualmente por un anglicano que por un católico. Podemos estar más o menos de acuerdo con la interpretación que hace del Cielo y del Infierno y del papel de los diablos, pero no considero que esto sea un aspecto básico. El propio autor deja claro en el Prefacio que su intención no es ofrecer una obra doctrinal, sino una reflexión sobre la naturaleza humana. Por este motivo, puede permitirse tratar estos temas con cierta ironía, al adoptar el punto de vista del diablo.
(...)
Desde la perspectiva estrictamente católica, el libro de Lewis enlaza con la mejor tradición de la Teología Moral, por ejemplo de J. Maritain, según la cual, a diferencia de otros seres, absolutamente determinados por su naturaleza, como los animales, el ser humano es libre, pero el módulo moral de sus actos no es que sean libres sino que sean buenos, pues la libertad es condición, pero no criterio de la moralidad; dicho criterio sólo es el bien.
(...)