Resumen Cartas a quien pretende enseñar.

Resumen Cartas a quien pretende enseñar, de Paulo Freire

Extracto del documento

PAULO FREIRE :CARTAS A QUIEN PRETENDE ENSEÑAR


Trabajo de análisis y reflexión bibliográfica realizado por
alumnos/as Escuela Normal 10-Materia : Pedagogía, Miércoles
turno vespertino,recopilado por la profesora Márquez.


PRIMERAS PALABRAS :
Maestra-tía: la trampa

Freire parte de un enunciado dividiéndolo en tres bloques: a) maestra, sí; b) tía, no; c) cartas a quien se atreve a enseñar. Dice respecto a Cartas a quien se atreve a enseñar, que es preciso atreverse en el sentido pleno de esa palabra para hablar de amor sin temor a lo que dirán los demás; atreverse para jamás dicotomizar lo cognoscitivo de lo emocional, pues la tarea de enseñar es una tarea profesional que exige amorosidad, generosidad, creatividad y competencia científica (pero rechaza la estrechez cientificista) que exige la capacidad de luchar por la libertad sin la cual la propia tarea parece. Diferencia maestra de tía al decir que enseñar es una profesión que implica cierta tarea, cierta militancia, cierta especificidad en su cumplimiento, mientras que ser tía es vivir una relación de parentesco. Lo que intenta hacer Freire en este punto es romper con la tendencia popular de desvalorizar la tarea docente cuando se trata de transformar a la maestra en un pariente postizo. Dice que la identificación de la figura de la maestra con la tía significa quitarle algo fundamental como es su responsabilidad profesional de capacitación permanente, que es parte de su exigencia política.
(...)
Segunda carta
No permitir que el miedo paralice
Se dice que alguna cosa es difícil cuando presenta algún obstáculo. Siempre existe una relación entre el miedo y la dificultad, entre el miedo y lo difícil. Pero en esta relación se encuentra la figura del sujeto que tiene miedo de lo difícil o de la dificultad, con el agregado de un elemento constitutivo que es el sentimiento de inseguridad de este sujeto temeroso. Esta inseguridad para enfrentar el obstáculo deja ver las faltas del sujeto ya sean reales o imaginarias,aunque el miedo en sí sea concreto. La cuestión es no permitir que el miedo nos paralice.
(...)
Tercera carta
“Vine a hacer el curso de magisterio porque no tuve otra posibilidad”
Pone de manifiesto su descontento con respecto a la desvalorización del “Labor Docente”.
El autor marca tres ideas centrales:
(...)
Cuarta carta :
Cualidades indispensables para ser maestro

De las cualidades indispensables para el mejor desempeño de las maestras y los maestros progresistas son predicados que se van generando con la práctica en coherencia con la opción política de naturaleza crítica del educador. Por esto mismo las cualidades no son algo con lo que nacemos o que encarnamos
(...)
Otra virtud es la tolerancia, sin ella es imposible realizar un trabajo pedagógico serio. Ser tolerante no es encubrir lo intolerable, no es amansar al agresor ni disfrazarlo. La tolerancia es la virtud que nos enseña a convivir con lo que es diferente. A aprender con lo diferente, a respetar lo diferente. El acto de tolerar implica el clima de establecer límites, de principios que deben ser respetados. Es por esto que la tolerancia no es una simple connivencia con lo intolerable. La tolerancia requiere respeto, disciplina, ética.
La decisión, la seguridad, la tensión entre la paciencia y la impaciencia, y la alegra de vivir son un grupo de cualidades que deben ser cultivadas por nosotros si somos educadores y educadoras progresistas.
(...)
Quinta carta :
¨Primer día de clase ¨
Reflexiona sobre el autoritarismo e imposición del maestro/a, que esconde la falta de seguridad, el miedo escénico, los cuales debe asumir para poderlo superar, lo mejor es enfrentar este sentimiento.
(...)
Conclusión: debemos ser realistas frente a las diferentes situaciones que enfrenta el maestro en su práctica docente, para de esa manera poder superar esta inseguridad, autoritarismo que siempre está caracterizando a una gran parte de educadores
(...)
Sexta carta :
¨De las relaciones entre la educadora y los educandos¨.

La sexta carta abarca las relaciones entre los maestros (los educadores) y los alumnos (los educandos).
(...)
El maestro debe dar una imagen de autoridad, firmeza, seguridad y orden, sin sobrepasar los límites, generando un respeto mutuo.
(...)
Séptima carta :
¨La educación es un acto político¨

En este acto político, el docente evitando caer en la neutralidad puede adoptar varias posturas:
-Espontaneidad: el docente anfibio , que no se define congruentemente por la libertar ni la autoridad.
-Autoritario :Es el docente que habla desde la altura, convencido de su certeza y su verdad, siempre es él el sujeto del habla y los alumnos la incidencia de su discurso.
(...)
Octava carta :
¨Identidad cultural y educación ¨
Parte de la frase : ¨no somos solo que heredamos ni únicamente lo que adquirimos , sino la realidad dinámica y procesal de lo que heredamos y lo que adquirimos.
Luego analiza lo que Jacob destacó,diciendo que estamos programados para aprender, y por tal el proceso de aprender y buscar, es aquel no podemos vivir a no ser pensado en el mañana .Destaca que cada ser tiene en sus cromosomas su propio futuro.
(...)
Siguiendo con su pensamiento; freire aclara, la importancia de la identidad de cada uno de nosotros como sujeto en la práctica educativa; esto el lo analiza como una relación contradictoria de nosotros mismos, ya que dice: a veces lo que adquirimos en nuestras experiencias sociales, culturales y demás; interfieren a través del poder de las emociones, sentimientos, deseos de lo que llamamos “fuerza del corazón” en nuestra estructura hereditaria. Por eso sostiene que no somos ni una cosa ni la otro, ni lo innato ni lo adquirido y del hecho de ser programados, condicionados y conscientes de esos conocimientos y no determinados. Esto es lo que hace posible superar la herencia cultural, la cual esta marcada por la clase social a la que pertenecemos.
(...)