El Quijote es una novela de viajes.

Interpretación del Quijote como novela de viajes, ventana a través de la que poder asomarse a la realidad social del siglo XVI

Extracto

El Quijote es una novela de viajes, una especie de Viaje a la Alcarria de Alonso Quijana. Viaje a la Mancha. En ella, don Quijote y Sancho se van encontrando con gran cantidad de personajes. Fruto del trato con ellos, Sancho y Quijote unas veces, Cervantes otras, y Cide Hamete la mayoría de las veces, irán presentándonos un mundo de gentes, de oficios, reflejo de lo que era la España del siglo de oro.

Lo que nos interesa, más que ver cómo vivían las gentes que van apareciendo en la novela, es ver el trato que les da Cervantes. Ver qué imagen se tenía de ellos, de sus oficios; qué fama tenían. Para ello, por supuesto, tendremos que ver cómo vivían y en qué consistían sus oficios, pero no es eso lo central.
Veamos brevemente cómo estaba organizada la sociedad en tiempos de Cervantes.

Al pensar en “Siglo XVII”, nos viene rápidamente a la cabeza la división estamental, lo de siempre: Nobleza, Clero, y Pueblo llano.
La nobleza se dividía en dos: alta y baja nobleza. La alta nobleza posee los señoríos jurisdiccionales y ejerce a través de ellos la autoridad pública, judicial, el nombramiento de las autoridades locales, etc. A su vez, la baja nobleza se compone de caballeros e hidalgos; aquellos tienen títulos y posesiones, éstos títulos solamente; son nobles venidos a menos: criados de grandes señores normalmente.
En el clero se da por un lado el secular (que vive en “el siglo”, sin ausentarse) y el regular (que se aísla, vive fuera de la

Ver documento completo